tipos protesis mamarias

Está comprobado que la cirugía de aumento de busto es la más común de las cirugías plásticas y probablemente muchas mujeres en este mismo momento estén pensando en someterse al bisturí con la finalidad de tipos protesis mamarias obtener una mejor delantera. Si eres una de ellas toma en cuenta la siguiente información acerca de los tipos de prótesis disponibles en el mercado:

Implantes de tipo liso: Este tipo de prótesis forma parte de la primera generación de implantes, lo que significa que tipos protesis mamarias actualmente existen opciones más seguras, el problema con estas es que pueden presentar contractura capsular o endurecimiento de las mamas, lo que sucede en este caso es que el organismo reacciona formando un tejido duro a manera de cápsula al detectar un cuerpo extraño, entonces la forma del busto puede cambiar e incluso presentarse dolor. El riesgo estimado es de un 30%, porcentaje nada desdeñable.

Implantes de superficie texturizada: Con este tipos protesis mamarias, elaborados a base de silicona al igual que los de tipo liso, el riesgo de sufrir de encapsulamiento muscular se reduce en un 15%, para ambos casos los masajes pueden ayudar a reducir las probabilidades de que se presenten complicaciones. Los resultados de este tipo de prótesis son bastante más naturales pues suelen venir en forma de gota y se implantan entre la mama y el músculo.

Implantes con superficie de poliuretano: Son lo último en implantes para aumento de busto, esto debido a que el riesgo de contractura capsular es sólo de un 2%. Las ventajas adicionales son que no necesitan masajes luego de realizada la intervención y se adhieren muy bien a los tejidos.

Si estás decidida a someterte a un aumento de busto, además de tener en cuenta el tipo de implante más adecuado, recuerda lo importante que es acudir a un cirujano profesional, todas sabemos que un médico de prestigio significa una mayor inversión, pero el riesgo de una intervención de este tipo no es cosa de juego y la salud es algo en lo que jamás debemos escatimar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *